Vía Crucis Procesional

En la noche del Miércoles Santo tiene lugar el Vía Crucis procesional de las Siete Palabras. Cuando los relojes marcan las doce de la noche en el templo de San Marcelo los hermanos hacen solemne promesa de silencio y cubren sus rostros para dar comienzo a un cortejo que discurrirá por el casco histórico de la ciudad y que se prolongara hasta las 3.00 de la madrugada.

En 1990 salió a la calle por primera vez y lo hizo siendo el primer Vía Crucis procesional organizado por una cofradía.

Vía Crucis ProcesionalEste cortejo es uno de los más serios y sobrecogedores que se pueden ver en la Semana Santa leonesa. La imagen titular de la cofradía procesiona sin trono ni adorno floral, portado directamente sobre los hombros de cinco hermanos, la única luz procede de los velones que portan los hermanos y el único sonido es el marcado por la ronda de carraca, timbal, trompeta y fiscorno.

La orientación de este acto es de marcado contenido orante y devocional, como queda patente en cada una de las 14 estaciones donde todos los hermanos rezan acompañados del párroco encargado de poner voz a las estaciones.

En esta procesión es donde más claramente puede notarse la solemne promesa de silencio que caracteriza a la cofradía y que acompaña al cortejo durante todo el recorrido.

Antes de que la carraca marque la última estación de penitencia que tendrá lugar en el interior del templo de San Marcelo, la banda de la cofradía interpreta “La Madrugá” mientras el crucificado avanza a través del pasillo que los hermanos han formado a través de la plaza de San Marcelo.