Sermón y Procesión de las Siete Palabras

Veintinueve de marzo de dos mil trece, Viernes Santo. Otro Viernes Santo que desde primeras horas se presentaba lluvioso y que presagiaba malos augurios para la tarde. A las cinco de la tarde, el Reverendo Señor don Pedro del Blanco Gutiérrez pronunció, en la sede canónica de la Cofradía y ante una iglesia de San Marcelo llena de fieles, un sentido y conmovedor Sermón de las Siete Palabras que caló, sin duda, muy hondo en todos cuantos tuvieron la oportunidad de escucharlo.

Tras finalizar el Sermón, y ante un cielo amenazante, pero con la esperanza puesta en su indulgencia, dio comienzo la Procesión de las Siete Palabras bajo la premisa de realizar un recorrido corto que permitiera poder procesionar a la penitencial tricolor, tras varios años sin poder hacerlo, y permitir así que el regio León pudiera escuchar, por fin, las Siete Palabras que Jesucristo pronunció desde la Cruz. Fue breve, muy breve, el procesionar de los bellos pasos de la Cofradía de las Siete Palabras ya que, tras dar la vuelta a la plaza de Santo Domingo, la lluvia hizo acto de presencia y tuvieron que retornar a la carpa vía la nueva rampa de San Marcelo. Esperemos que el año que viene la climatología sea más complaciente con esta Cofradía, que lleva sufriendo las inclemencias meteorológicas durante cuatro años seguidos.