Protocolo de Difuntos

Ser llamado a la presencia de Dios es un hecho crucial en la vida de un cristiano y para el que nos estamos preparando desde que nacemos. Por ello, en la abadía 2010-2014, nuestra asociación religiosa terminó dotar a la Cofradía de un completo Protocolo de Difuntos con el objetivo de despedir al hermano fallecido, agradeciéndole el camino que había seguido con nosotros y manteniéndole en nuestra mente mientras nos espera al otro lado de dicho camino.

Así, a continuación se indica el listado de actos u "honores" del Protocolo de Difuntos, ordenados aproximadamente de manera cronológica, que recibe la persona que fallezca siendo un hermano de la Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz :

Cruz de difuntosa) Paño mortuorio y ramo de flores: el paño es un rectángulo de tela adamascada negra con el escudo de la Cofradía y otros bordados en dorado que descansa sobre el féretro, a sus pies, tanto en el velatorio como en el funeral, en señal de respeto y agradecimiento por formar parte de la Cofradía. Además, en recuerdo de los hermanos de la Cofradía, se envía un ramo de flores.

b) Oración en el velatorio: representantes de la Junta de Seises elevarán una oración por el eterno descanso del hermano difunto. Esta bella oración de los difuntos de las Siete Palabras ha sido creada por nuestro Consiliario Honorario, D. Telmo, para que cualquier persona pueda leerla en el caso que el velatorio se produzca fuera de la ciudad de León o no se pudiera contar con la presencia de nuestros consiliarios.

c) Despedida en el funeral: un representante de la Junta de Seises leerá una breve proclama de despedida en el momento que determine el sacerdote celebrante. La proclama consta de una primera parte, donde se enumeran todos los honores a los que se tiene derecho por haber fallecido siendo hermano de la Cofradía, y una última, donde se reza el Soneto al Cristo Crucificado.

d) Libro y velón de difuntos: con la fecha del fallecimiento se causa baja en el Libro de Hermanos y simultáneamente se es inscrito en el Libro de Difuntos. Este último, Libro de Honor de quienes con su testimonio de vida cristiana han engrandecido la Semana Santa Leonesa, ocupará un lugar destacado en todos los Actos Litúrgicos de la Cofradía, permitiendo así continuar al fallecido en la vida diaria de nuestra penitencial. Además, el libro de difuntos será colocado en el altar del Cristo de Los Balderas, junto al velón simbolizando la luz de la vida eterna, en el caso que la misa de funeral se celebre en nuestra sede de San Marcelo.

e) Eucaristías destinadas a los hermanos difuntos: una mención y dedicatoria especial es realizada en favor del difunto en dos eucaristías. Una, cercana la Semana Santa, en la Iglesia de San Marcelo, es la Segunda Eucaristía del Triduo en Honor al Santísimo Cristo de la Agonía, Titular de nuestra Cofradía. La otra, es la Misa de Difuntos de la Cofradía, en la Iglesia Parroquial de Santo Toribio de Mogrovejo, depositaria del grupo de imágenes de la Tercera Palabra, en el mes de Noviembre.

e) Cruz de difuntos: en los actos procesionales de la siguiente Semana Santa a la del momento del óbito, Vía Crucis del Miércoles Santo y Procesión de las Siete Palabras del Viernes Santo, los allegados al difunto que además reúnan la condición de Hermanos de la Cofradía tendrán reservado el derecho preferente de puja de la Cruz de Difuntos.

Por último, es de crucial importancia que quien quiera que se aplique este protocolo se ponga lo antes posible en contacto con la Junta de Seises; asumimos que es un momento difícil pero sólo se dispone de unas horas para ponerlo en marcha y proclamar que para los hermanos de la Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz, LA MUERTE NO ES EL FINAL.