Manolas

La Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz ha contado desde mediados de los años 80 con la figura de la manola en sus desfiles procesionales. No obstante, es en el año 2005 cuando se crea la sección de manolas dotando a la misma de un seise propio.

Las manolas de la Cofradía de las Siete Palabras visten de negro riguroso, con mantilla y peineta, siendo el largo de la falda el apropiado a la situación de luto que representan. Los accesorios han de ser sencillos y en las manos portan un rosario preferiblemente de color negro. Complementa su uniforme, y como prenda identificativa, una beca de terciopelo color rojo sangre con el escudo de la Cofradía en el lado derecho y la medalla de la Cofradía.

 

Manolas de las Siete Palabras

Aunque la edad para procesionar como manola en los primeros años no estaba estipulada, sin embargo se había tomado como referencia la mayoría de edad. En la actualidad y por decisión de la sección, se ha establecido como edad mínima los dieciséis años.

Son las encargadas de cuidar la capilla de los Balderas durante todo el año. Asimismo, en el besapié al Cristo de la Agonía, las manolas acompañan, junto a los braceros, al Cristo vestidas de luto, sin mantilla, ni peineta, ni beca, y con la medalla de la Cofradía, y son conjuntamente con éstos las encargadas del desarrollo del besapié.

El Viernes Santo en la procesión de la Cofradía acompañan a todas las imágenes que forman el  cortejo, haciendo gala de la seriedad, elegancia y compostura que siempre ha caracterizado a las manolas de las Siete Palabras.