Quinta Palabra

Tengo Sed

Sed Tengo

A finales del año 2.000, la Junta de Seises de la Cofradía acuerda el proyecto del paso de la Quinta  Palabra, Tengo sed.

Tratando de conseguir un grupo escultórico de calidad, que engrandeciera no sólo el patrimonio escultórico de nuestra Cofradía, si no el de toda la Semana Santa leonesa, se convoca un concurso al que se presentaron algunos de los más prestigiosos escultores del panorama nacional.
Éstos, habrían de presentar a la Junta de Seises, un boceto detallado de la obra a realizar y/o maqueta del mismo. De entre las maquetas finalistas, fue seleccionada la propuesta del escultor sevillano, de Morón de la Frontera, Manuel Martín Nieto.
La obra elegida constaría de un grupo escultórico formado por la imagen del Crucificado, un centurión romano en el momento de acercarle una esponja empapada, y dos sanedritas en despreciativa actitud de burla.
Las imágenes fueron talladas en madera de cedro, íntegramente policromadas y a tamaño natural.

El artista sevillano realiza un conjunto hasta ahora inédito en la iconografía pasional leonesa, destacando la inusitada fuerza expresiva apoyada en el movimiento gestual y en el riguroso detalle de las figuras, en contrapunto con la delicada expresión de la talla del Cristo, que se hace plenamente humano en el grito ahogado de sed.

El paso fue presentado y bendecido en la Catedral de León el 5 de Abril del año 2.003, en cuya Semana Santa recorrió por vez primera las calles de la ciudad a hombros de los 84 braceros que integran su puja.
En año 2.012, se presentó el nuevo trono de la Quinta Palabra elaborado en Baza (Granada) por los Talleres de Hijos de Esteban Jiménez. De estilo barroco ha sido realizado en madera de cedro brasileño tallado y modelado a mano.
El Santísimo Cristo de la Sed recibe culto a lo largo del año en la iglesia parroquial de San José de las Ventas.